miércoles, 27 de julio de 2016

¡IMPORTANTE!

Hola, querido lector. Te informamos que hemos creado una nueva web para que puedas seguir buscando nuevas lecturas. Seguiremos publicando en ambos sitios durante un tiempo.
¡Cuéntanos qué te parece! Nos leemos allí.

Un saludo,

Equipo de Capítulo IV


Mi vida al aire libre - Miguel Delibes


El escritor vallisoletano repasa en varios ensayos breves las que fueran sus aficiones de chico, joven y adulto: montar en bicicleta, jugar al fútbol, practicar la pesca o la caza, defenderse en el tenis e incluso pasear. Lo que aparentemente parecen sencillas opiniones sobre ésta o aquella disciplina, se convierte al leerlas en una defensa de un estilo de vida, en una filosofía sobre el desarrollo del ser humano plagada de valiosas lecciones y memorables recuerdos. 

Delibes, casi setentón ya, echa la vista atrás y, al mirar al pasado, sus ensayos nos trasladan a un país que muchos ya no reconocemos por el que, sin embargo, no ha pasado tanto el tiempo. Es aquella España de posguerra relatada desde el punto de vista de pequeñas ciudades y pueblos de Castilla donde el autor vivió su infancia, cuya existencia brillaba por su sobriedad y lo superfluo era tan caro como insólito. Sin embargo, para el escritor vallisoletano aquellos tiempos difíciles fueron tiempos llenos de felicidad a juzgar por sus memorias. Sus palabras destilan nostalgia y pasión a la manera recia del ilustre vallisoletano, y consiguen evocar fielmente un modo de vida que a pesar de todo permitía disfrutar plenamente de los más pequeños placeres como cazar cangrejos o montar una bicicleta.

Sus recuerdos traslucen toda una filosofía de vida, un profundo amor por unas aficiones que al final como todo el mundo tuvo que dejar atrás y a las cuáles miraba con un cariño entrañable. Se lo recomendaría a todo el mundo, pero en especial a aquellos para los que los recuerdos deportivos de Miguel Delibes tendrán la música de su propia infancia y juventud, 

Os dejo un fragmento con el que bien os podéis hacer una idea:

La claudicación, el retiro de todas aquellas actividades que hemos amado con pasión, es una muerte pequeña. Por otra parte, soy enemigo de adioses, de soluciones drásticas, de medidas definitivas. ¿Por qué no ir desprendiéndonos de las cosas que amamos gradualmente, poquito a poco? La melancolía de la renuncia es provocada a veces por las rígidas imposiciones cuarteleras: deje usted de beber, deje usted de fumar, deje usted de cazar... ¿Por qué no beber moderadamente en las comidas, fumar 5 o 6 cigarrillos diarios, cazar media jornada? La media ración,  he ahí una solución a pelo. La media ración es, por otra parte, la única forma, aunque mitigada, de que uno a los sesenta y ocho años pueda seguir bebiendo, fumando y cazando. A veces, me encuentro en el campo con algún conocido que, al verme, me dice con su mejor voluntad:
- ¿Qué, don Miguel, a hacer piernas?
-Mire usted, eso es mucho pedir. A mi edad, me conformo con conservarlas.

Una vez que uno inicia en la vida la cuesta abajo,  el problema es ése: conservar.
Conservar útiles piernas, arterias, bofes y corazón. Que la artrosis o el infarto no nos dobleguen. Ejercitarnos con moderación. Pasear un par de horas diarias, cazar las mañanas de los domingos, pedalear 15 o 20 kilómetros, jugar una partidita de tenis un par de veces por semana... En una palabra, seguir en activo aunque con mesura. A mi juicio, ésta es la receta pertinente para sesentones reacios a enrolarse en una existencia sedentaria, resueltos a  o dimitir de una maravillosa vida al aire libre.


CSDL 


*Lamentablemente, Mi vida al aire libre ya sólo está disponible en segunda mano o librerías de viejo.

*Un capítulo de este libro, Mi querida bicicleta, fue editado por separado por la Editorial Ken en 2014. 


Enlaces de interés 

Otras obras del autor reseñadas en el blog



DATOS DEL LIBRO

Título – Mi vida al aire libre 
Autora – Miguel Delibes 
Páginas – 223
Precio - Descatalogado 
Editorial – Ediciones Destino 
Lugar y año de publicación – Barcelona, 1989
ISBN 978– 84-233-1775-7

sábado, 23 de julio de 2016

Adagio confidencial - Mercedes Salisachs

Una larga conversación, sostenida durante horas, puede ser materia suficiente para una novela si en ella se desvelan los secretos de toda una vida, si se transita por el pasado buscando respuestas para el presente. El diálogo entre dos antiguos amantes que se rencuentran fortuitamente en el aeropuerto de El Prat nos sorprende por el grueso tapiz de vivencias que recrea con solo gestos, miradas y palabras.

Germán tiene varias horas por delante hasta su siguiente vuelo a Madrid, y Marina se dirige a su casa tras aterrizar en su ciudad. Ambos dudan y esgrimen tímidos argumentos para hacer de esa espera un rencuentro de viejos amigos o para evitar esa coincidencia con la elegancia que dan los años para disimular en situaciones incómodas. Finalmente, Germán y Marina, a la vuelta de veinte años, y sin habérselo propuesto, despliegan el tormentoso mapa emocional donde naufragó su amor joven y clandestino. El ritmo improvisado, los cambios de escenario -el aeropuerto, el piso de Marina, las calles de Barcelona y un restaurante junto al mar- dan a la conversación un tono vivo, donde se van descorriendo poco a poco los tupidos velos que han dejado el paso del tiempo, rincones inexplorados y que se desempolvan como muebles viejos.

Al principio, como un bisturí que abre un cuerpo exangüe, no parece existir dolor en las palabras que se pronuncian, todo es informal y desenvuelto, pero a cada tramo que se recorre va quedando al descubierto la herida, y la sangre quieta comienza a manar. Marina se ve rodeada de los fantasmas de su pasado y Germán empieza a comprender los motivos de su despecho, el abandono al que se vio sometido. Marina, la joven que paseara a su lado aquella noche de promesas en una Niza de luna esplendorosa, siente la explosión de sinceridad que los años de soledad, de viudedad y de dolor, habían acallado. Y será Germán -nunca lo hubiera pensado- quien recoja esas lágrimas en un adagio confidencial, un adagio lamentoso.

Se trata de una novela sutilmente confeccionada, con hilos muy finos, inmaterial: todo viene marcado por sentimientos, pensamientos, impresiones y detalles ínfimos. La vida ha dejado zarpazos grabados en los dos protagonistas, y de ellos se sacan lecciones que también han quedado como huellas impresas en la forja del dolor.

Las ilusiones infundadas, los errores infantiles y la frivolidad, siempre se pagan con un dolor inconfesable. El matrimonio de Marina, las amistades que no eran tales, los raudales de sentimientos gobernando el timón de la vida, todo ello desemboca en desencantos que dejan la existencia al nivel del instinto: "Los humanos se equivocan siempre cuando únicamente se guían por sí mismos, por los instintos, por las intuiciones, e incluso los sentimientos, sin tener en cuenta la fuente que nos ha dado la posibilidad de tener instintos, intuiciones y sentimientos".

Con esta obra, Mercedes Salisachs (1916-2014) fue finalista del Premio Planeta 1973. En 1975 lo ganaría con su famosa novela La gangrena. 

Os dejo un breve muestra, que dibuja el escenario de la novela :
"Guardan silencio unos instantes. Ambos se sumergen de nuevo en las tinieblas de otros tiempos, de otras primaveras parecidas a la actual, grises, opacas, lluviosas y repletas de incógnitas que nunca consiguieron aclarar".

Suso R. R. 


DATOS DEL LIBRO

Título – Adagio confidencial
Autora – Mercedes Salisachs
Páginas – 270
Precio - Descatalogado
Editorial – Planeta
Lugar y año de publicación – Barcelona, 1973
ISBN 978– 84-320-5288-4

miércoles, 20 de julio de 2016

La mujer de mi vida - Buddhadeva Bose

Cuatro hombres ocupan la sala de espera de la estación de Tundla, no lejos de Agra, dispuestos a pasar allí la fría noche de diciembre ante el retraso de su tren. Apenas llevan minutos esperando, cada uno pensando en sus cosas, cuando una pareja joven irrumpe en la sala de espera en busca de refugio. Cohibida, abandona la habitación rápida, bruscamente, dando pie a estos cuatro hombres a aventurar las causas. Así, intercambiando conjeturas, azuzados por el recuerdo del pasado, cada uno buceará en su memoria y relatará su historia de amor a los otros tres extraños en el curso de la noche.   

"Todo el mundo ha amado alguna vez. Lo que haya ocurrido luego tanto da, es el sentimiento lo que cuenta. Y puede que también su recuerdo." 

Esta historia es una invitación a pensar sobre nuestra propia historia, sobre aquel momento en que estuvimos seguros de estar amando. Cada relato en el libro implica una forma diferente de haber amado. Resulta interesante conocer las distintas visiones y sobre todo lo que cada uno de los cuatro conserva en su corazón y en su memoria como algo valioso, digno de relatarse. Con sus relatos y también con sus formas de ser, todos creen compartir diamantes preciosos, pero es el lector el que se perfila como juez y el que compara y reflexiona sobre su propia experiencia.

La manera de narrar del autor indio es efectiva y sobria, huye de los dramatismos y consigue distinguir bien a los cuatro protagonistas. Sin embargo, al acabarlo sentí que faltaba algo más, una última guía, pero eso era todo. Era como si el autor lo hubiera intentado por todos los medios pero no hubiera acabado de transmitir todo lo que pretendía. Supongo que dejar espacio a la interpretación es algo positivo. De hecho, es posible que esta novela sea una buena idea para un club de lectura por lo que comento de las diferentes lecturas, por los matices y detalles de cada historia y por su carácter breve. Es esta por tanto una novela romántica, directa, fácil de leer, nada recargada y ambientada en un país tan sugerente como la India, que nos presenta opciones diferentes para que las juzguemos según nuestra inteligencia, educación y cultura.  

Buddhadeva Bose (1908-1974) es uno de los más importantes escritores indios del siglo XX. Bengalí de nacimiento, Bose estudió literatura inglesa para más tarde enseñar tanto en universidades indias como en norteamericanas, al tiempo que trabajaba como editor y crítico literario. Tradujo, entre otros autores, a Baudelaire, Hölderlin o Rilke. A lo largo de su carrera escribió ensayos, novelas, teatro y poesía, género en el que fue galardonado con los premios Sahitya Akademi por parte de la Academia Nacional de las Letras y Rabindra Puraskar, el más alto reconocimiento honorífico a una obra literaria. En 1970 recibiría además el Padma Bhushan, considerado uno de los premios más importantes otorgados a civiles en la India.  

Os dejo un fragmento: 

-¿Por qué han dado media vuelta?
-No parecían pasajeros de primera clase -dijo el médico.
-No, no ha sido por eso -dijo el bibliófilo con el ceño fruncido, hablando desde su rincón por primera vez desde que había entrado en la sala de espera-. No ha sido por eso. Han dado media vuelta al vernos a nosotros. Una leve sonrisa de dibujó en el rostro del burócrata.
-Ya veo. Luna de miel. Enamorados. Bueno, pues me temo que esta noche no la disfrutarán.
-No lo creo así. - respondió despreocupadamente el lector de libros-. Encontrarán algún lugar acogedor y privado en el que estar solos. No quieren nada más, sólo privacidad.
-¡El suyo es un momento verdaderamente especial en la vida!
  El burócrata pareció adquirir un aspecto solemne tras realizar su proclama. Parecía haberse puesto a pensar en alguna otra cosa mientras abría una pitillera.
 
CSDL

DATOS DEL LIBRO

Título – La mujer de mi vida
Autor – Buddhadeva Bose
Páginas – 155
Precio – 18 €
Editorial – Seix Barral
Año y lugar de publicación – 2010, Barcelona
ISBN – 9788432232015
Traducción: Aleix Montoto

  






sábado, 16 de julio de 2016

Otra vuelta de tuerca - Henry James

Congregadas junto al fuego, varias personas cuentan historias de miedo. Implicado en la escena, quien nos narra esta situación pronto recuerda que Douglas, otro de los allí presentes, puede tener una historia interesante que contar. Y así interpela a todos antes de iniciar el relato:

-Estoy de acuerdo, por lo que hace al fantasma de Griffin, o lo que quiera que fuese, en que la particularidad de que se apareciera primero a un niño de tan corta edad le añade un toque especial. Pero no es el primer caso con intervención de un niño de que tengo noticia. Si con un niño se le da a la historia otra vuelta de tuerca, ¿que pensaría ustedes de dos niños...?
-Diríamos, por supuesto, - intervino alguien- ¡que dos niños le dan dos vueltas! Y también que nos gustaría saber más sobre esa historia.

Después de fomentar la expectación, Douglas termina por contar el relato recogido en un manuscrito que le fue enviado por la escritora, una conocida suya que vivió los sucesos en en carne propia y cuyo nombre no se menciona en todo el libro. Así, comienza la narración en primera persona de una joven que acude a una entrevista de trabajo para ser institutriz de dos niños huérfanos, Flora y Miles, en la mansión Bly. El tío de los infantes y dueño de la casa busca a alguien que, acompañando al ama de llaves, la señora Grose, se encargue de ellos y asuma la responsabilidad completa, puesto que él no está dispuesto a encargarse. De modo que le ofrece el puesto siempre y cuando nunca se comunique con él para contarle nada, ningún tipo de percance o altercado. Tras llegar a la residencia, alejada de la ciudad y rodeada de bosque, la estancia comienza sin inconvenientes. El enclave de su nuevo hogar es encantador y la conducta de los niños resulta excepcional a la nueva inquilina. No obstante, pronto apreciará extraños sucesos sensibles de estar relacionados con lo sobrenatural.

Henry James, precursor del monólogo interior, nos introducirá por los vericuetos mentales de la institutriz, el personaje central de la obra, que tratará de hacer conjeturas sobre todo lo que ocurre y pretenderá llegar al fondo del asunto hasta sus últimas consecuencias. Desde su particular perspectiva, veremos todo lo que ella experimenta, siente y reflexiona. Gracias a esta técnica narrativa, el lector puede vivir de una manera especialmente intensa el relato, que gracias a unos giros y vaivenes bien empastados consigue mantener el suspense hasta el final de esta novela victoriana. 


Henry James
Escrita con una prosa elegante sin ser pomposa (lo que hace de ella un clásico ameno y nada pesado), consigue envolver al lector con numerosas descripciones muy bien compuestas, pensamientos analíticos, y un complejo entramado de inquietantes circunstancias difíciles de aclarar. No en vano, la expresión otra vuelta de tuerca es un giro popular y literario para designar una situación en la que se añade una novedad a lo visto hasta el momento, se apura un poco más lo que había, se presiona un grado más a alguien: La intriga va en aumento conforme avanza el relato por la ambigüedad de los sucesos, por lo que según se profundiza se pueden sacar distintas conclusiones, y cada lector puede tener su propia interpretación. Cada cual será libre de apostar por la línea detectivesca de la joven institutriz o sacar sus propias conclusiones. Lo cual hace que esta lectura se pueda convertir en un interesante ejercicio reflexivo. Y por esto mismo este es un libro de misterios que, guste o no, no deja indiferente.

Aquí un breve fragmento para que os introduzcáis en la atmósfera:
"Sin duda esperaba algo más en aquella ocasión porque me quedé como clavada al suelo, además de temblando. ¿Existía un secreto en Bly, un misterio como el de Udolpho o un pariente loco, del que no se hablaba, y al que se mantenía, sin que nadie lo supiera, encerrado? No sé cuánto tiempo di vueltas a aquellas posibilidades, ni cuánto tiempo, unidos miedo y curiosidad, seguí en el sitio donde me había producido la confrontación; solo recuerdo que cuando volví a casa la oscuridad era total".

Fotograma de The Innocents
Pero no solamente cabe hablar de las virtudes de la novela. La historia ha sido llevada al cine en varias ocasiones, y de una manera excepcional con el título The Innocents (1961). Se realizó bajo la dirección de Jack Clayton, con el guión de Truman Capote y William Archibald, y destacan las interpretaciones de Deborah Kerr y Martin Stephens (también conocido por su aparición en El pueblo de los malditos). Perfectamente ambientada y reconstruida, lejos de decepcionar al lector entusiasmado, pienso que ampliará su visión puesto que además de incluir algunos cambios y contar con una conseguida visión propia que no desmerece con respecto a la versión literaria, sus creadores supieron sacarle partido a las ventajas y distinciones del lenguaje audiovisual frente al escrito. De hecho, toda la culpa de esta reseña la tiene el visionado que hice de la película. Mi impresión fue tan buena que rápidamente dilucidé que el libro no podía estar mal. Os dejo con los créditos de introducción de la película, posiblemente uno de los más intensos y sugerentes de la historia del cine.





Henry James (Nueva York, 15 de abril de 1843 - Londres, 28 de febrero de 1916) fue narrador, crítico y dramaturgo estadounidense (no obstante, vivió muchos años en Europa y se nacionalizó como británico casi al final de su vida) conocido por sus novelas y relatos de estructura compleja y basados en la técnica del punto de vista, donde se realiza el análisis psicológico de los personajes desde su interior. Es considerado uno de los grandes maestros de la ficción moderna. Junto con Otra vuelta de tuerca, algunas de sus obras más celebres son Las alas de la paloma o El retrato de una dama.


Mariaje Ruiz

Enlaces de interés


DATOS DEL LIBRO

Título – Otra vuelta de tuerca
Autor – Henry James
Páginas – 223
Precio – 10'90€
Editorial – Alianza Editorial
Año de publicación – 2000
ISBN – 978-84-9104-322-5

miércoles, 13 de julio de 2016

Justicia - Michael J. Sandel

Los mejores profesores no son los que se limitan a algunas verdades, sino aquellos que te ponen en camino de la búsqueda de la verdad. No pretenden sustituirte, sino que, como dice Salinas, quieren sacar de ti tu mejor tú. No te responden preguntas sino que consiguen que te las llegues a plantear. Detrás de Justicia se atisba un gran profesor. Este libro es una lección escrita. Lo único que lamentamos al leerlo es no estar escuchando de viva voz esa clase magistral.

Justicia está planteado como una comparación de tres modelos fundamentales de entender este término: la justicia según el criterio utilitarista, la justicia según el modelo liberal y, por último, la justicia como bien acorde a la naturaleza, como cumplimiento de un telos o fin. Ahora bien, quien espere un manual puramente teórico no debe leer este libro. Dicho en positivo, esta obra nos reafirma en la necesidad fundamental de la filosofía porque, ya sea de un modo consciente o no, nuestras acciones diarias y los grandes titulares de los periódicos reflejan un modo de pensar que responde a la pregunta ¿qué debemos hacer?, ¿qué es justo? Leer este libro supone, por tanto, someter a crítica soluciones e ideas sobre problemas concretos con las que quizá estábamos de acuerdo y que, tras examinar sus raíces, las rechazamos o nos reafirmamos en ellas. El libro está plagado de análisis de situaciones reales que podemos leer en los periódicos cuyas polémicas soluciones no son sino la punta del iceberg de cada modo de entender qué es la justicia.

Del primer modelo se examinan principalmente las ideas de Bentham y Mill; del segundo, Kant y John Rawls; y del tercero, Aristóteles. Solo al final del libro el autor manifiesta abiertamente su posición, aunque ya a lo largo del mismo nos va dando pistas sobre su manera de entender la justicia. No vale la pena desvelarlo aquí, más interesante resulta que cada uno lea el libro, analice los problemas y saque sus propias conclusiones.

Michael J. Sandel es profesor en la Universidad de Harvard. Sus clases tienen tanto prestigio que su asignatura «Justicia» batió el récord matriculaciones en la historia de la universidad, más 14.000 alumnos. Centrado en la filosofía política, es autor de otros libros como El liberalismo y los límites de la justicia o Lo que el dinero no puede comprar: los límites morales del mercado.

Del cautivador modo de plantear este tema sirve de ejemplo el comienzo, que no hace otra cosa sino presentar el primer caso que se va a analizar:

En el verano de 2004, el huracán Charley salía con toda su violencia del golfo de México para acabar en el Atlántico, y de paso asolaba Florida. Murieron veintidós personas: los daños ascendieron a 11.000 millones de dólares. Pero tras de si dejó también un debate acerca de las «precios abusivos».
En una gasolinera de Orlando vendían a diez dólares las bolsas de hielo que antes costaban dos. Como no había energía eléctrica para las neveras o el aire acondicionado, a muchos no les quedó otro remedio que pagar. Los árboles derribados aumentaron la demanda de motosierras y reparaciones de tejados. Por retirar dos árboles del tejado de una casa se pidieron 23.000 dólares. Las tiendas que vendían pequeños generadores domésticos de electricidad por 250 dólares querían ahora 2.000. A una mujer de setenta y siete años que huía del huracán con su anciano marido y una hija discapacitada le cobraron 160 dólares por noche por una habitación de motel, cuando normalmente solo cuesta 40.

DATOS DEL LIBRO

Título – Justicia
Autor – Michael J. Sandel
Páginas – 352
Precio – 21.90 €
Editorial – Debate
Año de publicación – 2011
ISBN – 9788483069189

sábado, 9 de julio de 2016

Vamos a calentar el sol - José Mauro de Vasconcelos

Esta novela es pura ternura. Su historia sencilla y profunda, la musicalidad de sus frases y los diálogos frescos lo convierten en un libro perfecto para las tardes veraniegas. Escrita en 1974, esta obra sucede a Mi planta de naranja lima (1968) y cuenta la vida de su protagonista, un niño brasileño llamado Zeca, apodado con cariño “Zezé”. Su historia se basa en los recuerdos de infancia y juventud del autor, José Mauro de Vasconcelos, y forman parte de la literatura brasileña más popular del siglo XX. Si en la primera parte Vaconcelos narraba la triste y bonita historia de un niño de 6 años demasiado sensible en un entorno pobre y hostil –su propia familia-, en Vamos a calentar el sol una familia burguesa ha adoptado a Zezé para darle una buena educación. Su entorno no será hostil pero el niño, que ha cumplido los 12 años, continuará sintiendo una profunda soledad en su interior, una incomprensión que le llena de tristeza. Ahí es cuando llega Adán: un sapo cururú que le pide a Zezé entrar en su pecho y ser su corazón.
─ Y a ti, ¿cómo debo llamarte? ¿Zezé?
─ No, por favor; Zezé ya no existe. Era un niño tonto de otro tiempo. Era un nombre de chaval de la calle… Ahora soy muy distinto. Soy un niño educado, arregladito…
─ Eres triste, sobre todo triste. Tal vez uno de los niños más tristes del mundo, ¿no?
─ Ya lo sé
─ ¿Te gustaría volver a ser Zezé?
─ En la vida nada vuelve. En un sentido me gustaría, pero en otro no. ¿Volver a ser Zezé, tener una planta de naranja lima, perder al Portuga de nuevo?…
─ Reconócelo. ¿Es que no te gustaría? En aquel tiempo tenías algo que no sientes desde hace bastante, una cosita muy buena: la ternura.

Zezé tiene una imaginación desbordante. Con 6 años le sirvió para sobrevivir a sus circunstancias, teniendo como mejor amiga una plantita de naranja lima a la que llamaba “Minguito” o “Xururuca”. Con ella jugaba y tenía largas conversaciones… Seis años más tarde, Adán, el sapo cururú, también le ayuda a digerir lo que le va ocurriendo y a ver su lado bueno.

─ ¡Bueno, Zezé, deja ya eso, por el amor de Dios! Basta. Pronto vas a cumplir doce años y tienes que cambiar. Tanto llorar irrita a cualquiera. ¡Basta! Déjalo ya.
─ Ya lo sé, Adán, pero ya ves como ocurren las cosas. Por más que me esfuerce, siempre acabo con los ojos húmedos.
─Entonces, ¿acaso no eres un hombre?
─ Sí que lo soy, pero tengo ganas de llorar y ya está.
Ya iba a enfurruñarme. Adán lo notó y cambió de táctica.
─ Mira por la ventana, Zezé. El día está precioso. Sobre todo el sol, Zezé, el sol de Dios, la flor más bella de Dios. El sol que calienta y hace germinar las semillas. ¿A qué es bellísimo, Zezé?
─ Sí que lo es.
─ Si ese sol de Dios es tan bello, entonces imagínate el otro.
Me quedé pasmado.
─ ¿Qué otro sol, Adán?
─ Me refiero a otro mayor: el sol que nace en el corazón de cualquiera. El sol de nuestras esperanzas, el sol que calentamos en el pecho para calentar también nuestros sueños.
Me quedé maravillado.
─Adán, tú también eres poeta, ¿verdad?
Así, la novela nos narra los primeros años de adolescencia de Zezé entre su nueva familia, en el internado de Jesuitas donde estudia, sus alegrías, tristezas y travesuras, que son muchas y muy divertidas, y sus primeros amores. Vaconcelos retrata una mente sensible, que sufre el conflicto de querer crecer y continuar a su vez siendo un niño. Las amistades y el conflicto con su padrastro, con el que no logra entenderse, llenan las páginas de reflexiones sencillas y profundas, de anécdotas que despiertan sonrisas. 

José Mauro de Vasconcelos nació en Bangú (Brasil) en 1920. Hijo de una familia muy pobre, su madre era india y su padre portugués. Comenzó a estudiar Medicina pero abandonó los estudios para ejercer diferentes oficios (entrenador de boxeadores, pescador, camarero). Hizo su debut literario en 1945 con Banana Branca y desde entonces combinó la carrera literaria con la cinematográfica (fue actor y guionista).

Os dejo un último fragmento:

Todo acabado, todo muerto. ¿Corazón para qué? ¿De qué servía decir nada? Dolores había partido,  yo ni siquiera la había visto cuando montó en el automóvil y se fue para el muelle. No habían revelado la fecha de su partida ni el barco que iba a tomar. ¿Y yo? Estaba allí, solo como cuando nací, vacío por dentro, esperando que un viento enorme soplara sobre mi cuerpo y me llevase para un punto del mar desde el que viese pasar el barco de Dolores. Era el sino de su propio nombre: Dolor, Dolores… 
Sentado sobre mi soledad, me quedé esperando el barco iluminado que atravesaría las aguas del río Potengi. Sin pensar en las consecuencias, saqué un cigarrillo del bolsillo. Lanzaba las bocanadas al aire y tenía la sensación de que algo me acompañaba en aquella partida. Comencé a cantar una canción mía y de Dolores. 
Mira el cielo y la belleza y la claridad de la luna
Parece que las estrellas están bailando en torno a la luna,
que se refleja ahí, en el mar
También en el cielo de mi vida tú fuiste la estrella que mucho brilló
Y en la noche preciosa te marchaste y nunca más volviste
A veces me quedo pensando, al ver la luna en el cielo,
Que se pone a brillar…
Y la luna viene a decirme bajito y con cariño
que tú has de volver

numobe


DATOS DEL LIBRO

Título – Vamos a calentar el sol
Autor – José Mauro de Vasconcellos
Páginas – 328
Precio – 16.95 €
Editorial – Libros del Asteroide
Año de publicación – 2014
ISBN – 9788415625742

miércoles, 6 de julio de 2016

84, Charing Cross Road - Helene Hanff

Una escritora de guiones neoyorquina descubre un anuncio acerca de la librería Marks&Co de Londres, especializada en libros agotados, a cuya dirección escribe en busca de algunos títulos. Así, lo que empieza como una mera correspondencia trabajador-cliente se convierte en pocas cartas en un diálogo amistoso, fresco y espontáneo del que surgirá, en los cerca de 20 años que dura la correspondencia, lo mejor que lleva dentro el ser humano.

Esta es una historia real, en verdad le pasó todo esto a la escritora. En el libro, ella admite no tolerar bien la ficción, salvo quizá la de Jane Austen. Lo cierto es que las historias reales siempre acaban adelantando a la ficción por la derecha, por increíbles que puedan parecer, por eso me ganó la gratuidad del gesto tan sencillo con la que la protagonista, la autora, se ganó para siempre el corazón de unos desconocidos. Estos últimos se esforzaban por salir adelante tras la Segunda Guerra Mundial, eran personas sencillas que valoraban mucho más todo, que encontraban y compartían la alegría de las pequeñas cosas. 

Es muy divertido comprobar cómo los formalismos iniciales entre ambos desconocidos se vienen abajo rápidamente por culpa del descaro americano de la escritora, un auténtico terremoto, que con una mezcla de atrevimiento y bondad se gana rápidamente el carácter reservado y discreto de todos los empleados del 84 de Charing Cross Rd, junto a sus familiares y amigos. Es éste un libro breve pero intenso, que será una delicia para los amantes de la literatura, pero que también enganchará a cualquiera por el sentido del humor, bondad y gratitud que destila cada una de las misivas. 


Helene Hanff nació en 1916 en Filadelfia en una familia humilde. En los años de la Gran Depresión, acudía al teatro junto a su padre, camisero, el cuál, a pesar de las dificultades de la época, se las ingeniaba para obtener localidades mediante el trueque de prendas, manteniendo así viva una pasión. Siendo joven, Hanff escribe obras de teatro, llegando a obtener una beca que le permite instalarse en Manhattan durante un breve período de tiempo. Pero el sueño no termina de cumplirse,  y no ve otra salida que adaptarse y escribir guiones para la televisión, lo que le permite por lo menos ganarse la vida. Es en 1949 cuando la escritora se decide a aprender por su cuenta toda la cultura que no pudo recibir años atrás a través de la lectura de títulos que afortunadamente no pudo encontrar en las librerías de Nueva York. Por ello toma la decisión de escribir al 84 de Charing Cross Rd, en Londres, cuyas consecuencias le reportarán enriquecedoras experiencias y valiosas amistades, además del reconocimiento del público en el momento más inesperado tras ser publicadas como una sola obra, en 1971. En 1975 la BBC produjo un telefilme basado en esta historia, en 1981 se estrenó la primera adaptación al teatro en Londres y, finalmente, en 1987 se hizo una película, con Anthony Hopkins y Anne Bancroft como protagonistas. 

Os dejo como ejemplo una de las cartas: 

14 East 95th St.
New York City
8 diciembre 1949 

Señor: 
   (Me parece un poco tonto seguir escribiendo "señores" cuando tengo ya la certeza de que una misma y única persona se está ocupando de mis cosas.)
   El Savage Landor llegó perfectamente y se abrió al punto él solo por un diálogo romano en el que dos ciudades acaban de ser destruidas por la guerra y sus habitantes, condenados a morir en cruces, suplican a los soldados romanos que pasan que los atraviesen con sus lanzas y pongan fin a su agonía. (...) Me encantan esos libros de segunda mano que se abren por aquella página que su anterior propietario leía más a menudo. El día en que me llegó el ejemplar de Hazlitt, se abrió por una página en la que leí: "Detesto leer libros nuevos." Y saludé como a un camarada a quienquiera que lo hubiera poseído antes que yo. 
   Les incluyo un billete de un dólar, que Brian (el amigo inglés de mi vecina Kay) dice que bastará para cubrir los 8 chelines que les debo; esta vez se ha olvidado de traducírmelo...
   Por cierto..., Brian me ha dicho que tienen ustedes racionados los alimentos a razón de 60 gramos de carne por familia y semana, y a un huevo por persona y mes. Me he quedado horrorizada. Tiene un catálogo de una empresa británica con sucursal aquí, mediante la cuál envía por avión alimentos desde Dinamarca a su madre; así que yo también voy a enviar a Marks&Co. Un pequeño regalo de Navidad. Espero que será suficiente para todos ustedes, pues me dice que las librerías de Charing Cross Road son "todas muy pequeñas". 
   Lo envío a su atención, FDP, quienquiera que usted sea. Feliz Navidad.
Helene Hanff  

CSDL



DATOS DEL LIBRO 
Título – 84, Charing Cross Road
Autor – Helene Hanff
Páginas – 128
Precio –  14€
Editorial – Anagrama
Año de publicación – 2002
ISBN – 978-84-339-69828

sábado, 2 de julio de 2016

La lluvia amarilla - Julio Llamazares

Recuerdo que este libro me lo prestó el director del colegio mayor en el que viví durante mi etapa universitaria, porque sabía que me gustaba leer a Miguel Delibes. Nunca había oído el nombre de Julio Llamazares hasta entonces.

El título me sugería algún suceso inexorable, algo imparable y quizá melancólico. Leyéndolo, me encontré con un escenario con el que nunca antes me había topado en una novela: el último vecino de un pueblo abandonado del pirineo aragonés que entona un monólogo de angustiosa calma y cada vez menos cuerdo con su pasado, para resistirse a lo inevitable, en un tono de lamento, de reproche incluso, cuando el tiempo ya no cuenta, mientras las paredes se le echan literalmente encima.

En ese lugar ha transcurrido su vida, huella imborrable en su memoria para bien y para mal. Las casas se vienen abajo, los fantasmas toman los escombros e invaden las salas y acompañan junto al fuego a este desgraciado ser humano que ya no es capaz de distinguir a qué mundo pertenece, si al de los vivos o al de los muertos. Días, meses, años. Estaciones. Recuerdos, sólo recuerdos. Paseos solitarios por las calles olvidadas, por el monte solitario. Hambre, soledad y supervivencia.

La lluvia amarilla es el paso del tiempo, como se infiere del fragmento que copio más abajo; es la desesperación, la oxidación de la memoria, de toda una generación y un estilo de vida, que cae sobre todo y sobre todos.

Este fue mi primer contacto con Julio Llamazares. Me gustó mucho la idea que engendró la narración, como un último homenaje, y la forma del autor leonés de enseñarnos lo rural, una muestra de un mundo ya tan lejano y sin embargo tan a mano desde nuestras ciudades y nuestra civilización moderna española. De Llamazares he leído además Escenas de cine mudo, del que no tengo especial recuerdo salvo que narraba partes de su infancia en un pueblo situado en una cuenca minera, y también El río del olvido, un buen libro de viajes en el que el autor recorre el curso del río Curueño desde su desembocadura en el río Porma hasta su nacimiento en la cordillera Cantábrica, en el que va mezclando descripciones naturales con anécdotas de su vida o surgidas de sus pasos en su viaje. Ese me gustó.




Julio Llamazares nació en un pueblo hoy desaparecido, Vegamián (León), en 1955. Es periodista y escritor. Ha escrito novelas, poemas y ensayos. Entre otros reconocimientos, fue acreedor del Premio de Periodismo El Correo Español-El pueblo vasco (1992), y ha sido dos veces finalista del Premio Nacional de Literatura (1986 y 1989).


Os dejo un fragmento:

Mientras Gavín y Julio siguieron en Ainielle, los tres luchamos juntos para evitar que el pueblo sucumbiera a su abandono antes de tiempo. Gavín estaba solo, sin familia, pero con Julio seguían todavía sus dos hijos y su hermano y, entre todos, limpiábamos las presas, desbrozábamos los huertos y las calles, recomponíamos los muros y las empalizadas o, incluso, en ocasiones, apuntalábamos las vigas y revocábamos las grietas de las casas que empezaban ya a mostrase amenazadas de ruina. Fueron años difíciles, años de soledad y de desesperanza. Pero, también, y quizá por ellos mismo, años que despertaron en nosotros un sentido de la solidaridad y la amistad que hasta entonces ignorábamos. Todos éramos conscientes de nuestra indefensión ante la cólera del tiempo y del invierno en la montaña, nos sabíamos solos y olvidados en medio de una tierra que ya nadie transitaba y esa misma indefensión nos acercaba y nos unía más aún que la amistad y que la sangre. Los tres nos ayudábamos mutuamente en el trabajo, compartíamos los pastos que antes fueran de todos los vecinos y, por las noches, después de haber cenado, nos reuníamos todos en una misma casa para pasar la noche junto al fuego charlando y recordando.


CSDL



Enlaces de interés


Información sobre Ainielle, el pueblo en el que está ambientada a novela



DATOS DEL LIBRO


Título – La lluvia amarilla
Autor – Julio Llamazares
Páginas – 168
Precio – 16 euros
Editorial – Seix Barral
Lugar y año – Barcelona, 2013
ISBN – 9788432220227

miércoles, 29 de junio de 2016

Vida de este chico - Tobias Wolff

La historia empieza mostrándonos a un niño y a su madre,  ambos esperando en una carretera en algún punto entre Florida y Utah a que el agua del coche deje de hervir para poder continuar su camino. Es 1955, y los dos buscan un lugar donde empezar de nuevo, un sitio donde poder reclamar un poco de estabilidad entre el resto de seres vivos. "Todo cambiará cuando lleguemos a nuestro destino", dicen. 

Vida de este chico es un prólogo, un accidentado pero enriquecedor e itinerante comienzo de la existencia de Toby, por la que se suceden diferentes personas, vínculos con familiares y conocidos, dejando cada uno una muesca en el carácter del protagonista. Sus ojos absorben comportamientos mezquinos, sacrificados, valientes, ejemplares y déspotas, vivencias de gente con la que se topa y deja atrás al cabo del tiempo, mientras se pregunta donde encaja él, cuál es su pose en el mundo, como dice la cita de Oscar Wilde al comienzo.  

Especial mención merece la descripción de la estrecha relación de Toby con su madre, y la distancia cambiante que hay entre ellos durante la historia; también lo certero del retrato de su difícil familia, la mezquindad de su detestable padrastro o las diversas amistades que mantiene. Podemos comprobar cómo Toby cree tener un don para calar a las personas, para saber lo que quieren o esperan en realidad, lo que le permite moverse a sus anchas la mayor parte del tiempo. A su vez cree conocerse de veras, pero la incertidumbre en su futuro no se disipa y si no fuera porque es un libro de memorias, no esperaríamos nada positivo de su futuro.

Por lo demás, la manera de narrar divertida y honesta de Wolff, a veces transparente, hace de este relato una historia atractiva por su sinceridad, e interesante como uno de esos cuadros que hay que ponderar como unión de fragmentos y luego como un todo. Es la primera vez que leo a Tobias Wolff, y me ha recordado mucho a otros títulos como Matar un ruiseñor, Me voy con vosotros para siempre o Una temporada para silbar. Todas ellas las disfruté sobre todo por la nostalgia que rezuman, esa con la que se echa la mirada atrás y se sonríe, apenado. Me gustan también por ese toque de ambientación en la Norteamérica rural de vida exigente y personas duras y conformistas. A su modo, sin embargo, es menos bucólica y más sincera, y nos llega como un testimonio explícito, unas memorias en las que se ha dado cabida a todos los aspectos, incluido lo doloroso, lo vergonzoso y puede que quizá hasta lo deshonroso en algún caso, pues todo perteneció a la vida de aquel chico. 

Hacia el final encontré un párrafo que me pareció representativo del conjunto: 
Me miró otra vez y luego dio un paso atrás y quedé solo ante el espejo. El elegante desconocido del cristal me contempló con una expresión dudosa, casi atormentada. Ahora que había sido creado, parecía estar buscando alguna señal de lo que el futuro le deparaba. 
Me estudió como si yo tuviera la respuesta. 
Afortunadamente para él, no sabía juzgar a los hombres. Si hubiera visto las fisuras de mi carácter, tal vez habría comprendido que le esperaba toda clase de problemas y, sabiéndolo, quizás habría perdido el valor antes de que empezara la partida. 
Pero no vio nada que le alarmara. Dio un paso adelante, se metió las manos en los bolsillos, echó los hombros hacia atrás y ladeó la cabeza. Había un toque de arrogancia en su pose, algo del galán de teatro, pero su sonrisa era cordial y esperanzada.  

Tobias Wolff, escritor adscrito al realismo sucio, nació en Birmingham (Alabama) en 1945. Tras su infancia y adolescencia, narradas en este libro, combatió en Vietnam. Tras la guerra se graduó con honores en Literatura Inglesa (Hertford College, Oxford) y obtuvo un máster por la Universidad de Stanford, donde en 1975 obtuvo además la beca Wallace Stegner en Escritura creativa. En ese mismo contrae matrimonio del que nacerán tres hijos. 

Wolff enseñó Literatura y Escritura creativa en la Universidad de Siracusa (estado Nueva York) durante 17 años, coincidiendo como docente entre otros con Raymond Carver, antes de volver a la Universidad de Stanford, donde enseña desde 1997. 

Entre sus novelas destaca The Barracks Thief, por la que obtuvo el premio PEN/Faulkner de ficción en 1985. Además de los libros de memorias, como el que nos ocupa, Wolff escribe libros de cuentos, como Cazadores en la nieve o La noche en cuestión. Vida de este chico fue adaptada al cine en 1993. 


CSDL



Datos del libro

Título – Vida de este chico
Autor – Tobias Wolff
Editorial – Alfaguara
Páginas - 310
Precio – 18,50 €
Año de publicación – 2012
ISBN – 9788420410425